Proyecto de estudio sobre la nueva
movilidad de italianos a la Argentina



 

Documento de trabajo N° 2

(versión preliminar, sujeto a revisión)

Las nuevas migraciones italianas hacia la Argentina: una aproximación cuantitativa

Noviembre 2014

Giuseppe M. Messina1
 

La Argentina ha sido históricamente uno de los países de destino más importantes para los flujos de migrantes italianos hacia el extranjero, por lo menos desde finales del siglo XIX. Los millones de italianos que llegaron al país contribuyeron de forma decisiva a la construcción de la identidad y de la cultura del país, como atestiguan los millones de descendientes italo-argentinos que hoy día contribuyen con su labor al desarrollo de Argentina. En todo caso, estos procesos migratorios no son sólo cosa del pasado, ya en que los últimos años se ha asistido a un nuevo flujo de jóvenes italianos que han arribado al país en busca de nuevos horizontes y mejores oportunidades. Este fenómeno es parte de lo que en Italia se denomina la “nuova mobilità”, es decir las nuevas migraciones al extranjero de jóvenes profesionales, una problemática que ha tomado mucha fuerza, sobre todo en estos años de crisis económica en el país europeo. Por la importancia del tema para las relaciones entre Argentina e Italia, el Laboratorio di Idee Italia –Argentina ha elegido desarrollar una línea de investigación que, por medio de diferentes técnicas metodológicas, contribuya a un conocimiento más sistemático sobre la “nuova mobilità” dirigida a este país, en los años posteriores a 2003. En este texto, se discuten las principales fuentes secundarias disponibles sobre la nueva migración de italianos a la Argentina y se construye, cuantitativamente, un primer diagnóstico sobre este fenómeno, sobre la base de una elaboración estadística de estas mismas fuentes.
 

1. El problema de las fuentes
 

El estudio cuantitativo de la “nuova mobilità” de ciudadanos italianos no es tarea fácil ya que no existe ninguna fuente que pueda captar el fenómeno con precisión. Aunque exista el obligo de ley para el ciudadano italiano que ransfiere su residencia en el extranjero de informar a las autoridades italianas y aquellas del país de destino, este registro no se da en un buen número de casos, por decisión de la persona o por las demoras y dificultades burocráticas que se encuentran en tramitar la nueva residencia. Ello determina, en términos generales, una permanente subestimación del fenómeno. No obstante, las fuentes disponibles sí permiten caracterizar, aun por aproximación, las tendencias generales y los principales rasgos socioeconómicos de los nuevos migrantes. Sobre la base de estas consideraciones, a continuación se presentarán las principales fuentes secundarias disponibles, describiendo sus principales limitaciones, y sucesivamente se ofrecerá a una primera aproximación, desde un punto de vista cuantitativo, al proceso de la nueva migración italiana en la Argentina.

En primer lugar, desde el lado italiano, la principal fuente que puede ser utilizada en este análisis son los datos que los consulados trasmiten con regularidad al Ministerio de Interior. Esta información deriva del registro de los trámites que efectúan los ciudadanos italianos a la hora de darse de baja en el registro de empadronamiento del municipio de origen (o “Anagrafe de la Popolazione Residente”, APR) y su contextual inscripción en el registro de italianos residentes en el extranjero, o AIRE (“Anagrafe degli Italiani Residenti all’Estero”). Se trata de un derecho y una obligación, según lo dictado por la Ley nº 470 de 1988, para los italianos que quieran mover su residencia habitual fuera de Italia por un periodo superior a los 12 meses. Los registros del AIRE permiten, entonces, aproximar la cantidad de ciudadanos italianos residentes de forma estable en el extranjero, además de constituir el padrón electoral para el ejercicio de su derecho al voto en las elecciones italianas.


Sin embargo, a los fines del análisis que se quiere desarrollar, los datos del AIRE contienen dos limitaciones significativas. Por un lado, los datos incluyen otras categorías de ciudadanos italianos no migrantes, que no forman parte, por lo tanto, de nuestro objeto de estudio. En efecto, también deben inscribirse al AIRE los ciudadanos italianos nacidos en el extranjero y que siempre residieron en el exterior, además de las personas que adquirieron la ciudadanía italiana en el extranjero2. Por otra parte, los controles de parte de las autoridades italianas son relativamente laxos, de manera que muchos migrantes italianos no se inscriben en el AIRE, o se inscriben después de un cierto periodo de tiempo: de hecho, algunos autores estiman que alrededor de la mitad de los italianos en el extranjero decide no inscribirse en el AIRE (cfr. Tassello, 2014)3. Desde este punto de vista, esta fuente permite sólo acercarse de forma aproximada al fenómeno de la “nuova mobilità”.


Lo mismo puede decirse en el caso de las estadísticas argentinas. Los ciudadanos italianos que arriban al país obtienen generalmente un residencia de tipo transitorio como turistas de hasta 3 meses4, prorrogables por otros tres frente a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM). Para permanecer más allá de este periodo, se requiere obtener una radicación frente a la DNM, tramitando una residencia temporaria por un año (renovable otro año), y sucesivamente la residencia permanente (a partir del tercer año). En términos generales, las principales categorías de migración que permiten obtener una residencia regular en la Argentina son la de estudiante, la de trabajador dependiente formal y el matrimonio con un ciudadano o una ciudadana argentina5. Sin embargo los costos y las dificultades en términos de trámites burocráticos y documentación a presentar (traducida y legalizada), determinan que muchos italianos decidan permanecer en el país como turistas (saliendo cada tres meses del país, por ejemplo al Uruguay, y volviendo a ingresar) o de forma irregular, por un tiempo más o menos largo. Por esta razón los datos que hacen referencia a los trámites procesados por la DNM también subestiman el fenómeno de la “nuova mobilità” aunque resultan útiles para identificar las tendencias más recientes.

fig.1

1 Miembro del Laboratorio di Idee Italia – Argentina. Doctor en Ciencias Sociales. Docente Facultad de Derecho UBA.

2 Fuente:  http://servizidemografici.interno.it/it/Aire/Informazioni.

3 En un país de antigua tradición migratoria italiana, como es el caso de Argentina, también resulta complicado discernir en los datos entre el alta de las personas de la nueva ola migratoria, y las personas de olas migratorias anteriores que retrasaron su inscripción en el AIRE, teniendo en cuenta que este registro entró en vigencia a partir de los años 90.

4 Hay otras categorías que se omiten por simplicidad y por ser el ingreso como turista la más frecuente.

5 Según un funcionario de la DNM entrevistado. Las otras categorías migratorias pueden consultarse en línea: http://www.migraciones.gov.ar/accesible/indexN.php?nomercosur_temporaria.

En conclusión, las fuentes disponibles solo permiten una aproximación del fenómeno (cfr. Fig. 1), ya que existe una cantidad de migrantes italianos, cuyo número es de difícil estimación, que deciden no inscribirse en el AIRE ni radicarse de manera regular en la Argentina. Sin embargo, es probable que los datos de los que disponemos sí logren aproximar el número de migrantes más estables y que en el curso del tiempo han logrado regularizar su posición en el país.

2. Una aproximación a la nueva migración italiana a la Argentina en la última década

A continuación se irán presentando los datos disponibles en las fuentes secundarias mencionadas, empezando por las estadísticas construidas sobre la base del padrón del AIRE, con la advertencia de tener en consideración las limitaciones descriptas en la sección anterior. A la luz de los datos disponibles, la comunidad italiana de Argentina es la más numerosa entre las comunidades de italianos en el extranjero, con 725 mil inscriptos en el AIRE a principios de 2014, sobre un total de 4.482.115 y medio de personas aproximadamente (es decir, aproximadamente un 16% del total), seguida por la de Alemania, Francia y Suiza (Fondazione Migrantes, 2014)6.


Los datos desagregados por Consulado proporcionados por el Ministerio de Interior de Italia7 permiten delinear un cuadro más preciso de la evolución de las altas en el AIRE en la última década (cfr. Fig. 2)

Fig.2

6 Fuera de Europa, pueden mencionarse las comunidades de Brasil (332 mil inscriptos), Estados Unidos (230 mil), Canada y Australia (alrededor de 135 mil en los dos países) (ibid.)
 

7 Fuente: Ministero dell'Interno - http://infoaire.interno.it/statistiche2012/statisticheanno2012.htm.

 

El fenómeno que se muestra con más evidencia en la figura es la mayor intensidad de inscripción en el AIRE, en los años posteriores a 2003, ya que el número promedio de altas en los diez años siguientes fue de aproximadamente 47 mil por año, contra las 17 mil altas anuales, en promedio, del periodo entre 1990 y 2002. Por otra parte, desagregando por edades los datos referidos a los italianos residentes en Argentina y empadronados en el AIRE (cfr. Fig. 3), es posible ver que cerca del 62% se encuentra en edades laboralmente activas (entre 18 y 64 años). Además, el porcentaje de residentes en las edades más asociadas a la “nuova mobilità”, es decir los jóvenes profesionales, que ya completaron su formación, y se encuentran entre los 25 y 44 años, es cercano al 30% del total8.
 

Fig.3

8 Los datos del ISTAT (2012: 6-7) indican que de los italianos residentes en la Argentina en 2003 (alrededor de 564 mil), casi un 60% tenían la doble ciudadanía (y sólo un 40% la italiana exclusivamente). Por otra parte, sólo un 36,2% de ellos había nacido en Italia, y un 62% en la Argentina. Está situación era obviamente el resultado de las olas migratorias previas y de sus descendientes.

Estos datos son coherentes con algunas elaboraciones presentadas por el instituto de estadística de Italia (ISTAT), en sus últimas publicaciones, en torno al fenómeno de la nueva ola migratoria de los últimos años. Los datos muestran que a partir de 2008 ha aparecido nuevamente un saldo migratorio negativo de ciudadanos italianos hacia el extranjero, es decir el número de salidas ha superado el retorno de italianos al país (ISTAT 2014: 3)9. Según el ISTAT, el perfil etario de los nuevos migrantes se concentra en las edades que van de los 25 a los 44 años, con un pico en torno a los 29 años: es en esa franja de edades en la que el saldo migratorio es más negativo. Además se evidencia una predominancia de varones entre los migrantes, siendo éstos un 57,8% del total (ISTAT 2014: 4). Por último, se puede destacar como los nuevos migrantes italianos son relativamente calificados, en comparación a olas migratorias anteriores, contando con un 27,6% de licenciados (en el caso de la Argentina, se observaría un porcentaje ligeramente menor del 22,4%).

Respecto a las estadísticas migratorias argentinas, mencionadas en la primera sección, los datos muestran un incremento significativo de los trámites iniciados por ciudadanos italianos a partir de 2009 (cfr. Fig. 4). De hecho el promedio de trámites de radicación iniciados en el periodo 2009-2013 fue de 1729 por año, contra 361 por año entre 2004-2008.


Fig.4

9 El ISTAT observa las altas y bajas de ciudadanos en los padrones municipales,
el APR, es decir la contracara del AIRE.

Los datos permiten observar también la dificultad relacionada con los trámites migratorios, ya que de un acumulado de 10450 radicaciones iniciadas en el periodo considerado fueron resueltas sólo un 38,1% (3977)10. De estas, un 61% fueron radicaciones permanentes y un 39% aproximadamente temporarias.

3. Reflexiones finales

Este breve recorrido en torno a las fuentes disponibles sobre la nueva migración italiana hacia la Argentina ha permitido evidenciar las dificultades de contar con información precisa, ya que los registros administrativos disponibles no permiten, dado el acceso restringido a los mismos y la subdeclaración de los propios migrantes, estudiar con rigurosidad este fenómeno. Los datos disponibles no permiten sino una aproximación cuantitativa a las dimensiones y a las tendencias más generales de este nuevo flujo migratorio. Por estas razones, el Laboratorio di Idee Italia-Argentina desarrollará en los próximos meses investigaciones cuantitativas y cualitativas para indagar de forma más sistemática en las principales características socioeconómicas de los nuevos migrantes, en sus aspiraciones y trayectorias vitales, y en los principales problemas que los preocupan.

Referencias

DNM (Dirección Nacional de Migraciones), 2014, Síntesis estadística de radicaciones - Informe especial del Período Enero-Diciembre 2013, Buenos Aires.

Fondazione Migrantes, 2014, Rapporto Italiani nel Mondo, Tau editrice, Todi.

ISTAT (Istituto Nazionale di Statistica), 2014, “Migrazioni internazionali e interne della popolazione residente – Anno 2012”, Serie Statische Report, Roma.

----  2012, “Allegato statistico- Audizione del Presidente dell’Istituto Nazionale di Statistica, Prof. Enrico Giovannini presso il Comitato per le questioni degli italiani all'estero Senato della Repubblica - 13 junio 2012”, Roma.

Tassello, Giovanni, 2014, “Entità e tipologie della nuova emigrazione italiana in Svizzera ed Europa”, Jornada sobre   Basilea. En línea: http://www.acli.ch/images/Franco/Basilea_8_2_14_-_Intervento_P.Tassello.pdf.

10 Fueron resueltos un promedio de 519 trámites anuales entre 2009 y 2013, contra un promedio anual de 276,6 entre 2004 y 2008 (ibid.).

Copyright © 2015 - Tutti i diritti riservati

Sito ufficiale  www.laboratorioidee.org

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter limpio gris
  • Google+ Clean Gris
  • YouTube limpia gris